Aumenta la deforestación en Brasil

Brasil ha dado a conocer sus peores cifras anuales de deforestación en una década, en medio del temor de que la situación empeore cuando el presidente electo Jair Bolsonaro, abiertamente anti-ambientalista, tome el poder. Entre agosto de 2017 y julio de 2018, se deforestaron 7.900 kilómetros cuadrados, según cifras preliminares del Ministerio de Medio Ambiente basadas en el monitoreo satelital, un 13,7% más que el año anterior y la mayor área de bosque talada desde 2008. El área equivale a 987.000 campos de fútbol.

La noticia fue recibida con consternación por los ambientalistas, quienes advirtieron que la deforestación probablemente se agudizará cuando Bolsonaro asuma la presidencia el 1 de enero. “Es mucho bosque destruido”, dijo Marcio Astrini, coordinador de políticas públicas de Greenpeace Brasil. “La situación es muy preocupante…. lo que es malo empeorará.”

Problemas medioambientales

El Ministerio de Medio Ambiente dijo que el aumento se produjo a pesar de un aumento en su presupuesto y en las operaciones llevadas a cabo por su agencia de medio ambiente Ibama.

“Necesitamos aumentar la movilización a todos los niveles del gobierno, de la sociedad y del sector productivo para combatir las actividades ambientales ilícitas”, dijo el ministro de Medio Ambiente, Edson Duarte, en un comunicado. Pero el gobierno parece estar yendo en la otra dirección.

Tras varios años de caída, la deforestación volvió a aumentar en 2013, un año después de que la presidenta de izquierda Dilma Rousseff aprobara un nuevo código forestal que otorgaba una amnistía a los que deforestan en pequeñas propiedades. La deforestación ha aumentado en cuatro de los seis años transcurridos desde entonces, incluido el año 2016, año en que Rousseff fue acusada y sustituida por su antiguo vicepresidente, Michel Temer.

Temer ha hecho más concesiones a los poderosos intereses de los agronegocios a cambio del apoyo de sus representantes en el Congreso, incluyendo la aprobación de una medida que legalizó las tierras que habían sido ocupadas en la Amazonía, un factor común de deforestación. El año pasado Temer apoyó las medidas para reducir la protección de un bosque nacional llamado Jamanxim y un área protegida llamada Renca después de las protestas de ambientalistas, la supermodelo Gisele Bündchen e incluso la cantante Alicia Keys en el festival de música Rock in Rio.

La gente empieza a protestar

Movimientos como estos señalaron que el congreso brasileño ya no se preocupaba por la deforestación, dijo Astrini, alentando la deforestación.

“Sentimos en nuestro trabajo de campo que estas pandillas de deforestación están muy seguras de que obtendrán amnistía o de que están cubiertas”, dijo. A medida que se tala cada vez más el Amazonas, el bosque más grande del mundo se está acercando al “punto de inflexión” – después de lo cual los expertos temen que pueda desaparecer.

“Llegará un momento en que la acumulación de esta deforestación causará un efecto en que el bosque dejará de ser un bosque“, dijo Astrini. “Los científicos calculan que esto está entre el 20 y el 30%. Estamos muy cerca del 20%.”

El Observatorio del Clima (Observatório do Clima), una red de cambio climático sin fines de lucro, calculó que en 2017, el 46% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Brasil se debían a la deforestación.

El impacto de Jair Bolsonaro

También espera que la deforestación empeore una vez que comience el nuevo gobierno de Jair Bolsonaro. Ha atacado con frecuencia lo que él llama la “industria de las multas” de agencias como Ibama, y quiere permitir la minería en reservas indígenas protegidas -algunos de los bosques menos destruidos de la Amazonia- e incluso ha considerado la posibilidad de hacer que el ministerio de medio ambiente forme parte del ministerio de agricultura.

Bolsonaro ha contado con el apoyo de la agroindustria y su ministro de agricultura estará encabezado por Tereza Cristina, presidenta de su grupo de presión en el Congreso.

Su ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, ha argumentado que el calentamiento global es un complot marxista. El viernes, su vicepresidente electo, el general Hamilton Mourão, admitió que existía el calentamiento global, dijo al periódico Folha de S.Paulo: “El ambientalismo es usado como instrumento de dominación por las grandes economías.”

Bolsonaro sólo se retractó de los planes de retirar a Brasil del acuerdo climático de París porque los productores agrícolas argumentaron que la medida corría el riesgo de boicotear a los consumidores europeos, informaron los medios de comunicación locales.

“Si el problema está en la política y en los políticos y su poder de decisión, hay que presionarlos”, dijo Astrini.

Esta entrada fue publicada en Brasil.