Camioneros brasileños van a la huelga

En el octavo día de una huelga nacional por el alza de los precios del combustible que ha paralizado la economía brasileña, los camioneros continuaron protestando en las carreteras de todo el país. Según el sitio de noticias del G1, las manifestaciones continuaron el lunes en 25 estados y el distrito federal de Brasilia, mientras que en São Paulo, autobuses escolares y motociclistas se unieron a las protestas.

Las nuevas concesiones anunciadas por el presidente, Michel Temer, el domingo por la noche, incluyendo la reducción de los impuestos sobre el diesel durante 60 días, la reducción de los peajes para los camiones vacíos y las tarifas mínimas de flete, inicialmente parecían haber convencido a los camioneros. La Asociación Brasileña de Conductores de Camiones -un sindicato clave que afirma representar a 600.000 conductores- incluso dijo que la huelga había terminado. Pero los camioneros aún no han vuelto a trabajar. Algunos huelguistas dijeron que el acuerdo no era suficiente. Otros estaban inseguros.

El derecho de huelga de los trabajadores

“Después de 60 días volverá a ser como es, con precios más altos”, dijo Edmundo de Souza, de 36 años, un camionero estacionado junto a otros huelguistas en una carretera de São Paulo. “La mayoría de la gente aquí se da cuenta de que hubo una victoria, pero la decisión de continuar o no dependerá de una votación“, dijo José Rodrigues, líder de un grupo de huelguistas que bloquean el puerto más grande de Brasil en Santos.

El domingo, informó la agencia de noticias Estadão, un camionero recibió un disparo en la cabeza después de tratar de detener un camión para evitar un bloqueo en el estado de Espírito Santo. Lo llevaron al hospital.

En todo Brasil, las fábricas se han visto obligadas a cerrar. En São Paulo sólo una tercera parte de los autobuses funcionaban, continuaron las colas para obtener gasolina en las gasolineras y las escuelas y universidades suspendieron las clases. Los estantes de los supermercados en el centro de Río estaban vacíos de frutas y verduras, los servicios de autobuses se redujeron, las escuelas cerraron y la ciudad tuvo una sensación de vacaciones forzadas.

“Todo está vacío allí, mire”, dijo Marcos Colal, gerente de un supermercado en el centro de Río, señalando a los estantes vacíos de frutas y verduras. “No nos han entregado ningún medicamento en una semana, ni uno”, dijo Paulo Galvão, gerente de una farmacia cercana. “Estoy muy preocupada.”

Masiva pérdida de víveres

Los brasileños han quedado conmocionados por el despilfarro de alimentos causado por la huelga, como los 300 millones de litros de leche que la Asociación de Productos Lácteos del país dijo que habían sido desechados, y los 64 millones de aves que la Asociación de Proteínas Animales dijo que tenían que ser sacrificados. Añadió que 1.000 millones de aves más estaban en riesgo.

Los economistas han estado calculando cuánto le costará la huelga a la maltrecha economía brasileña, apenas saliendo de la recesión. Sólo las concesiones del domingo costarán a los contribuyentes casi 2.000 millones de libras esterlinas.

El viernes Temer envió al ejército y a las fuerzas de policía federal para ayudar a romper la huelga, pero mientras que las entregas de combustible de las refinerías para la policía, el transporte público y los hospitales se han hecho con escoltas armadas, el ejército ha evitado la confrontación. El domingo el comandante del ejército, general Eduardo Villas Boas, tuiteó que su “pauta operativa” era la “negociación para evitar conflictos”.

Esta entrada fue publicada en Brasil.